El encuentro: Consulta individual

Tu y… yo
Yo creo que te veo.
Y tu crees que me ves.
Aunque, en realidad estás demasiado preocupadx
de lo que puedo pensar de ti para verme.
Estoy contigo, la presencia, el silencio, la atención,
mi intención de descubrirte,
y tus ganas de sanar,
te ayudan a nacer.

Estabas ahí dentro!!
pero te habías quedado chiquititx
porque no te han dejado y no te has dejado crecer.
Has creido que crecer es cargar con un sinfin de tareas y responsabilidades.

Y no.
En ti hay una llama.
Una llama anhelando que se le aliente
a ser tal cómo es.

¿Y cómo es? pensarás

Eso es, lo que vamos a buscar.